Cómo hacer tu propia Espiral

¿Has sentido alguna vez que los sueños te hablan y lo hacen en diferentes momentos de tu vida?

¿Sientes que las sensaciones dejadas por tus sueños al despertar son diferentes, en función del momento vital en el que te encuentras?

Cuando comencé a trabajar mis sueños, llevaba ya algunos años escribiéndolos. Pude intuir que algunos se repetían con diferentes formas, llamando mi atención. Si no les prestaba la atención que requerían, volvía a soñarlos con más fuerza, más impactantes, desconcertantes…

Y no me quedó más remedio que darles el lugar que me pedían.

Así comencé la Espiral de los sueños, el resultado de trabajarlos, no aisladamente, sino de forma conjunta en un periodo de tiempo. 

Es cierto que para hacer la Espiral hay que tener una serie de sueños ya registrados en tu cuaderno. Pero si no los tienes y acabas de empezar, te animaría a que fueras ya trabajándolos de forma que, de manera paralela, vayas haciendo tu Espiral. 

Para hacerla, tienes que seguir una serie de pasos que te voy contando a continuación:

CLASIFICA TUS SUEÑOS

La primera tarea que tendrás que hacer es clasificar tus sueños, según la clasificación que pueden encontrar en la página «Tipos de Sueños»

Clasificar los sueños no siempre es fácil porque un mismo sueño puede ser catalogado de diferentes maneras.

Mi experiencia me dice que es el nivel de consciencia que tengas en cada momento el que te va a indicar qué tipo de sueño es el que estás trabajando.

Por ejemplo, si acabas de comenzar a trabajar tus sueños, posiblemente el que has tenido esta noche lo clasifiques como «superficial» o «profundo».

Pero puede que si sigues trabajando en ti y en tus sueños, un tiempo más tarde cuando hayas evolucionado y estés en otro nivel de conciencia, ese mismo sueño puedas clasificarlo como, por ejemplo, un sueño espiritual o un sueño del alma, y entender en ese momento el mensaje que te traen tus guías o tu propia sabiduría.

Es importante que confíes en tu intuición.

En cada momento entenderás el mensaje que, por tu nivel conciencia, estás preparada, preparado, para sostener.

DALE COLOR A TUS SUEÑOS

Una vez clasificados, puedes darle color.

Por ejemplo, al hacer mi Espiral, a los sueños «superficiales» los coloreé de verde. Los «profundos» de rojo.

Cuando hice mi Espiral no conocía todavía los sueños del alma y para mí entonces, los espirituales y los del alma eran lo mismo y los llamé VET; los coloreé de celeste.

Te animo a que los diferencies y les des colores distintos. Por ejemplo, los espirituales pueden ir de naranja y los del alma en azul. 

Una vez clasificados los sueños, puedes hacer la Espiral.

Divídela en casillas, DESDE FUERA HACIA EL CENTRO.

En cada casilla anota la fecha del sueño, el título y coloréala con el color que has decidido para ese tipo de sueño.

Se trata, en definitiva, de que transcribas los sueños recogidos en tu cuaderno en esta Espiral, de manera creativa y simbólica.

Esta imagen coloreada te va a ayudar a ver con más claridad que tipos de sueños tienes; al tiempo que desarrollas tu hemisferio derecho, más intuitivo y creativo, fomentando un circulo virtuoso para seguir soñando.

CONTEXTUALIZA TUS SUEÑOS

Es fundamental que contextualices tus sueños.

Pregúntate qué estabas viviendo en el momento en el que soñaste el sueño que estás trabajando.

Para ello, te puede ayudar el DIARIO del que te he hablado en la Página «Por dónde empezar». 

Con ese Diario, puedes representar la FLECHA DE TUS SUEÑOS.

Si no tienes diario, no te preocupes, tu memoria y las de las personas que te conocen pueden ayudarte. Pero sí te invito a que comiences uno si quieres continuar con el trabajo de los sueños. Nunca es tarde para empezar. 

Para hacer la Flecha de los sueños, toma un papel y dibuja una línea en la que vas a representar los diferentes años (o meses) que vas a trabajar. Si hay un año o un mes que ha sido muy prolijo en sueños, igual necesitas un folio por año. Escribe en la parte superior de la línea, los hitos más representativos de cada año.

Por ejemplo: en el 2007 fallece mi abuela; en el 2010 comienzo terapia; en el 2011 viajo a Quito; obtengo plaza de profesora titular… y así pongo todos los eventos más relevantes y que de alguna manera han ido marcando mi vida. 

En la parte inferior de la Flecha ve incluyendo todos los sueños de cada año, igual que has hecho en la Espiral, con su fecha, título y color.

Mi Flecha del año 2014 quedó así:

IMG_0827

Al relacionar los sueños con tus momentos vitales, seguramente te des cuenta que tu vida va evolucionando en etapas, guiada por tus sueños.

En mi recorrido por mi Espiral pude observar seis etapas que te indico por si te sirven.

De todas maneras, te sigo diciendo lo mismo: que esto sea solo una guía pero déjate llevar por tu intuición para determinar las etapas de tu propia vida.

En cualquier caso, intuyo que todas las mujeres (no sé los hombres) pasamos por estas etapas de una forma o de otra. 

1) El inicio del camino y los primeros pasos

2) La conciencia de la dualidad

3) El inicio del descenso

4) El vacío fértil

5) El ascenso y la recuperación de lo femenino

6) La sanación de lo masculino y camino de la integración.

Una vez que has podido distinguir las etapas de tu propia vida, puedes hacer una espiral que las resuma:

IMG_0020

Seguramente te estés preguntando cómo es que las etapas coinciden con los años naturales. Evidentemente, no evolucionamos por años pero «curiosamente», más o menos, mis etapas coincidían.

No quise darle más vueltas, no quise racionalizarlo más.

Así salió y así es.

Te animo a que salga lo que salga, no lo pienses. Siéntelo. Si tiene sentido para ti, es así. 

Comienza esta fascinante aventura de la Espiral de tus sueños.

Cualquier duda que tengas, estoy a tu disposición en el correo electrónico yakumamalavozrecobrada@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: