Dedicado a quién Amé -Por Enrique Miguel Laza Pérez-

(Imagen, Alcazar de Sevilla. Esther Velázquez Alonso)

Dejamos sueltos los Egos,

prestando atención fuera,

Hablamos a voces, en las ventanas cerrando las puertas de los sentimientos.

¿Y qué somos sin ellos?

Al Amar, esa puerta se abre…

Y se callan las ventanas.

El Sentimiento riega el Ojo,

que no es más, que el sudor del Alma.

Entonces eres Tú, el digno de Amar.

-Elp-

A %d blogueros les gusta esto: