Por dónde empezar

Comenzar a despertar a tus sueños es fácil porque tod@s soñamos.

Incluso si tú eres de las personas que dicen que no sueñas, siento decirte que sueñas como el común de los mortales.

Puede que no recuerdes, pero sí sueñas. 

El trabajo con sueños es fascinante pero requiere constancia y determinación por tu parte. Vas a ir al encuentro de tu propia sabiduría, esa que lleva años en ti y que no le prestas atención.

Vas a ir a tu encuentro…

¿Estas preparada, preparado? Vamos allá…

Lo primero es buscar UN CUADERNO ESPECIAL, uno específico para tus sueños. Uno que vas a dedicar en exclusividad para ellos.

Búscalo, no te conformes con cualquiera. Sé consciente de que en él vas a volcar lo más íntimo que tienes, tu propia sabiduría hablándote.

Cuando lo hayas encontrado, tócalo suavemente, la cubierta, las hojas, huélelo… hazlo tuyo. Ponle título y fecha.

En la imagen que ves, le puse además el número 1 porque fue el primero de muchos cuadernos de sueños que fui rellenando. Como ves, puse la fecha de inicio (mayo 2007) y la fecha del último sueño incluido en este cuaderno (febrero 2012).

Al acostarte pon tu cuaderno de sueños en tu mesita de noche con el firme convencimiento de que al despertar te acordarás de lo que has soñado.

Acuéstate y LLAMA A TUS SUEÑOS. Pídeles que te guíen, habla con ellos, haz que sean parte de tu vida. Si tú le echas cuenta, ellos te la echarán a ti. Hazte amiga, amigo, de ellos.

En esta breve charla al acostarte puedes decirles algo así como: «estoy dispuesta a escucharos y a recordaros al despertar».

También puedes preguntar que te den alguna indicación con relación a algo que te preocupe. Por ejemplo, «decidme si ese trabajo que me han ofrecido es el que estoy buscando»… o cualquier otra cosa que necesites. 

Hay un dicho, que no sabría decirte de dónde viene y ni qué explicación tiene, pero sí puedo confirmarte que a mí me funciona: si pones un diente de ajo (sin pelar) bajo tu almohada ayudas a que proliferen tus sueños. También se utiliza para «encontrarte» con personas en sueños, si ambas ponéis el ajo bajo vuestras almohadas. Parece una broma pero no lo es. A mí me funciona y mis noches se llenan de magia. 

Con o sin ajo, charla con tus sueños y tras la breve charla, respira profundamente y duerme.

AL DESPERTAR, es importante que sigas una serie de pautas.

Normalmente, nos despertamos y nos mantenemos un rato con los ojos cerrados. No los abras aún.

Cuando te des cuenta que estás despierta, mantente con los ojos cerrados y sin cambiar de postura. No te muevas. En ese momento, seguramente, recuerdes el sueño. Si no completo, sí un fragmento, una imagen, una palabra… tira de ella, como si fuera el hilo de un ovillo, tira de él con suavidad y probablemente el sueño comience a desplegarse ante ti.

Si no recuerdas el sueño, no pasa nada. Tendrás una sensación, hazte consciente de ella: ¿cómo me siento? ¿me he despertado con ansiedad, con frío, estoy tensa, relajada? ¿estoy alegre? ¿contrariada?

Sea cual sea la sensación hazte plenamente consciente de ella, déjatela sentir y traela a tu consciencia.

Cuando ya seas plenamente consciente, abre los ojos y ANOTA EN TU CUADERNO DE SUEÑOS el sueño tal como lo recuerdas, NO PIENSES, escribe de forma automática.

Lo que te salga.

No te juzgues, escribe con el mayor detalle que puedas.

Aunque el sueño parezca una “paranoia” indescifrable, escríbelo.

Tal vez ahora no le encuentres sentido pero muchas veces los sueños van meses, incluso años, por delante y puedes entenderlos tiempo después de haberlos tenido.

Si no has recordado el sueño, escribe igualmente la sensación con la que te has levantado; detállala lo mejor que sepas. 

Es muy importante que escribas en el cuaderno NADA MÁS DESPERTAR Y ABRIR LOS OJOS, sin haber hablado previamente con nadie, sin mirar el teléfono, sin ninguna distracción…

No lo dejes para luego, el sueño casi con toda seguridad se esfumará. Aunque creas que lo recuerdas con nitidez, si no lo escribes al despertar, perderás una valiosa información. No le estarás prestando a tus sueños la atención que merecen y ellos se esfuman.

Hazme caso, sé de lo que hablo… He perdido muchos sueños que sabía importantes por dejarlos para luego…

Dale un TÍTULO al sueño. Te puede servir para luego hacer la Espiral (como te cuento en la Página «Cómo hacer mi Espiral de los Sueños»).

El título ha de ser corto, representativo; que cuando lo lees, rápidamente evoques el sueño.

Importante también es que anotes la fecha (día, mes y año) y CONTEXTUALICES el sueño; esto es, que anotes cualquier evento que te parezca relevante (si me peleé con mi madre; si el día anterior recibí un premio; si tuve alguna noticia; si estuve en un taller en el que trabajé algo importante…).

Si llevas un DIARIO de forma paralela, en el que apuntes los hitos más relevantes de tu día a día, te ayudarán después a trabajar el sueño. Y sobre todo, será fundamental si quieres hacer tu Espiral de los Sueños. 

La luna también influye en nuestros sueños; puedes anotar su estado e ir viendo si hay algún patrón entre tus sueños y ella.

Por ejemplo, yo suelo soñar mucho con luna llena y luna nueva. No son los mismos sueños en luna creciente que menguante…

Si eres mujer, es también interesante que anotes el día de tu ciclo menstrual para, igualmente, detectar cualquier patrón que pudiera haber. Si tienes conocimientos de astrología, también puedes registrar el movimiento de los planetas. Yo ahí no he llegado.

Los sueños despertaron mi CREATIVIDAD y me vi dibujándolos. 

DIBUJA TUS SUEÑOS, además de escribirlos.

A veces, las imágenes llegan donde la palabra no puede. No se trata de hacer un concurso de pintura, es únicamente tu sabiduría expresada en imágenes. Puedes dibujar una historia completa, una cara, un árbol, un color, un sonido, una palabra, una sensación… lo que sea que salga de ti.

Deja que tu mano vuele y dale color a tus sueños. 

Sigue estas indicaciones y cuéntame…

Verás desplegarse ante ti toda tu sabiduría, esa que tienes en lo más profundo de tu inconsciente y que, noche a noche, irás haciendo consciente.

De esta manera, tus sueños se convertirán en tus más leales amigos, te guiarán y tu vida se llenará de magia y color. 

A %d blogueros les gusta esto: