Terapia Online

El confinamiento derivado de la pandemia por el Covid-19 me trajo muchas cosas; entre ellas me di cuenta de la necesidad de sentirnos acompañad@s, a pesar de las distancias. Me di cuenta que el acompañamiento terapéutico, cuando es de corazón a corazón, de alma a alma, atraviesa incluso pantallas. Por eso, si te encuentras en una situación como las descritas en la página de “Terapia Presencial”, o en cualquiera otra, pero la distancia te ha hecho renunciar al proceso terapéutico que te gustaría, te animaría a que probaras. Igual te sorprende como me ha sorprendido a mi. Déjate acompañar aunque sea a distancia. Tú también tienes derecho.