… Y a propósito de universidades “excelentes”

Una de las pretendidas “excelentes” universidades según esos rankings tan aceptados por muchos, Princeton, ha sido escenario de la “abrupta despedida” de uno de sus profesores, y posterior suicidio de éste. Al margen del trágico final de Antonio Calvo, hoy me gustaría llamar la atención sobre la brutal opacidad con la que opera esta institución, y que aún así se nos llene la boca hablando y poniendo como ejemplo a este tipo de universidades (por cierto, privadas).

Es aplastante por su simplicidad la pregunta que hace una estudiante de Ciencias Políticas, ex-alumna de Calvo: “¿Cuál es la política de la universidad para suspender (de empleo) o despedir a alguien?” El Rectorado aún no ha respondido, amparado en que la política universitaria prima la protección de la privacidad de los profesores y sus familias. Y afirma la Rectora, según El Pais: “Una consecuencia desafortunada de esta política es que, en ausencia de información sobre los hechos, han estado circulando por el campus y la blogosfera falsos rumores”. Y me pregunto, ¿qué es lo que se está protegiendo realmente?

Pero hay más. Aseguran los portavoces universitarios que “las negociaciones contractuales son un asunto personal y que sus normas le impiden hablar de ellas en abierto”. Así es una de las,  supuestamente, mejores universidades a las que pretendemos imitar persiguiendo esa, tan manida y carente de significado, “excelencia”. Una universidad donde la contratación es un “asunto personal”, donde la falta de transparencia es absoluta y donde “las normas” obligan al silencio.

¿De verdad es ésto lo que queremos para la universidad española: falta de transparencia, una clara y evidente falta de democracia universitaria, un claro y evidente “soborno” gracias a unas normas que permiten que los derechos de los trabajadores sean absolutamente ignorados? NO GRACIAS, que no cuenten conmigo…

Y por encima de todo, está la vida de un hombre, de un profesor, que si nos atenemos a lo que dicen de él sus estudiantes, muchos habrían de callar…

Y me vuelvo a preguntar: ¿Qué es lo que prentenden proteger?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s