La frase más oída

En cualquier sitio, en el bar, en el supermercado, en una esquina… la frase más oída estos días es “por fin acabaron las Navidades” y la respuesta que sigue “Gracias a Dios”. Que contradicción, no? Precisamente gracias a ese “Dios”, celebramos las dichosas Navidades que más allá de cualquier celebración religiosa se ha convertido, o siempre lo fue, en una exaltación del consumismo: comida, bebida, regalos, salidas, familia… y todos quedamos bien “hartos” de todo y de todos. Sólo los niños la disfrutan… Podríamos inventar un carnet de “A salvo de las Navidades” a todo aquél que se haga “mayor” y quiera solicitarlo… Uno para mí, por favor, por ambas cosas, y por algunas más…