La Magia sigue en Baeza

Callejuelas, montañas nevadas, frío seco… nadie. Así estaba Baeza esta mañana cuando salí de vuelta para Sevilla.

Este paseo me ayudó a asentar las muchas emociones vividas en el aula y fuera de ella. Después de dos años sin ir debido a la pandemia, he podido comprobar que la Magia sigue haciéndose presente en Baeza.

«Yo soy la Tierra», respondía un estudiante peruano, todo presencia, a mi pregunta Qué es la Tierra para ti…

«El agua es mi reflejo», respondía otro estudiante, conmovido, a mi pregunta Qué es el agua para ti…

«Yo hablo con el río, profe. ¿Ustedes hablan con el río?», preguntaba un risueño hondureño a sus compañeras y compañeros, mirándome con una sonrisa que mostraba su alma…

En el aula nos hemos hecho preguntas, muchas sin respuestas… hemos reído, hemos incluso llorado, sí… En Baeza todo es posible.

Hemos aprendido, ell@s y yo. Y sobre todo hemos recordado…

Y al salir del aula me esperaba un buen amigo, esos que son de alma, para compartir lo vivido.

Han sido unos días que me devuelven la esperanza de que una Nueva Tierra es posible. Con personas tan bonitas, con tanta conciencia, sensibilidad y ganas de aprender todo es posible.

Una vez más vuelvo llena de Agradecimiento a la Vida por cuidarme de esta manera; y a cada un@ de l@s estudiantes que tanto me dan…

La “violencia” en la universidad… Aún hay esperanza

Llega a consulta una mujer joven, estudiante de doctorado. Quiere terminar su tesis pero hay algo que no la deja avanzar.

Un dolor profundo la guía, un dolor que le habla de violencia… y se da cuenta que es la misma violencia que el sistema académico ejerce sobre ella; y es la misma que ella ejerce sobre si misma…

Cuando escucho, una y otra vez, cómo en este Laberinto de la Academia vivimos bajo tanta violencia, se me encoge el corazón. Y al mismo tiempo me recuerdo, una y otra vez, que en la Universidad podemos estar de otra manera, podemos humanizarla, podemos humanizarnos.

Cuando acaba la sesión, la estudiante deja escapar un tímido “esto me da esperanzas”. Y mi alma sonríe… sí, aún hay esperanza…

No todo está perdido…

Junto a la pésima noticia de que el AGUA comienza a cotizar en los mercados de futuro en Wall Street, que ha hecho que se me retuerzan las tripas, he recibido un correo de un ex-alumno de Ciencias Ambientales, al que le dirigí su Trabajo Fin de Grado el curso pasado. Ahora está cursando un master y está planteando su Trabajo Fin de Master y me cuentas sus diferentes ideas. Su correo termina diciendo:

“En resumen, muchas ideas y todas aún en el aire. Lo que tengo claro es que quiero poner mi granito de arena y todo gracias a la pregunta que nos hiciste repetirnos una y otra vez en clase: Y yo, ¿qué puedo hacer?

En ello sigo y espero seguir mucho tiempo, en preguntarme qué puedo hacer y cómo puedo llegar a conseguirlo”.

Y días como hoy, con las tripas aún revueltas, correos como este me alegran el alma y me hacen sentir que no todo está perdido…

IMPRESCINDIBLE. PELÍCULA-DOCUMENTAL «ENTRE MAESTROS»

Hay películas, personas, libros… que marcan un antes y un después. Creo que esta imprescindible película-documental es una de ellas, al menos para mí. 

«Entre Maestros» (http://www.filmin.es/pelicula/entre-maestros), basada en el libro de Carlos González «Veintitrés maestros, de corazón. Un salto cuántico en la enseñanza». Un maestro de matemáticas y física cree en la necesidad de un cambio de paradigma en la enseñanza… y lo pone en práctica!

 

A %d blogueros les gusta esto: