¿Dónde publicamos? ¿Por qué, para qué… para quién?

Esta noticia escrita por Esteban Castro (Coordinador Waterlat, Ecología Política del Agua; Catedrático Sociología, Universidad Newcastle, RU) bien merece que le dediquemos unos instantes de reflexión.

“Los académicos, es decir aquellos de nosotros que trabajamos en instituciones académicas, nos hemos visto cada vez más presionados a publicar en determinado tipo de revistas, consideradas (en general con razón pero es un tema controvertido) de alta calidad científica. Muchos que no trabajan en la academia parecen también ser afectados por eso (he visto que incluso personas de movimientos sociales, ONGs y otras organizaciones también tratan de publicar a veces en este tipo de revistas, pidiéndonos asesoramiento al respecto). Lamentablemente, entre otras perversiones de esta tendencia, se supone que las publicaciones en inglés tienen mucho más valor y de hecho son consideradas así en las evaluaciones que hacen nuestros consejos de investigación y órganos de control del trabajo científico en América Latina, España y otros lugares. Cuenta más publicar en inglés, en una revista de renombre y buen puntaje en el ránking, que hacerlo en su propio idioma. Desde luego hay buenas razones para hacerlo también, no se trata de demonizar el uso del inglés como lingua franca o negar la importancia del proceso de evaluación que tiene lugar en las revistas de prestigio.

No quiero profundizar en esta discusión aquí, aunque me consta su importancia para muchos de nosotros, pero quería compartir con ustedes algo con lo cual posiblemente no todos están familiarizados, sobre todo en el sur: hay una rebelión académica, de hecho se habla de una “primavera académica”, no contra los procesos legítimos de evaluación del trabajo científico sino contra la privatización y la creación de monopolios privados del conocimiento que están generando lucros enormes. Algunos aspectos de este proceso son bien conocidos y han estado ocurriendo por un tiempo ya bastante largo, pero lo que quiero destacar aquí son algunos eventos muy recientes que indican un cambio cualitativo en este debate, en parte relacionado con la crisis económico-financiera. Básicamente quiero referirme a dos eventos:

a) un matemático prestigioso de la Universidad de Cambridge comenzó con un boicot personal a las revistas controladas por monopolios privados (que precisamente son las revistas más valorizadas cuando se evalúa a los académicos, incluso en las evaluaciones hechas en América Latina por nuestros organismos de investigación) y decidió solamente publicar en revistas de difusión libre y gratuita. Pero en 24 horas su decisión personal desató un movimiento que ya tiene miles de adeptos, aunque no fue su intención. Pueden leer algo sobre este caso en el Guardian de Inglaterra: http://www.guardian.co.uk/science/2012/apr/09/frustrated-blogpost-boycott-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s