Un sí profundo a la Academia

 

Hoy los estudiantes han atravesado la Puerta del Laberinto de la Academia. Se han atrevido a transformar su rol en su verdad: han visto cómo detrás de una mujer pretendidamente “simple” se esconde un profundo dolor; cómo en la inseguridad se encierra la esencia del compromiso y la solidaridad; cómo el bufón, todo cabeza, se transforma en un hombre con cuerpo y corazón. Y así, cada cual, desnudos, con su llave y su verdad le han dado un sí profundo a la Academia.

Me doy cuenta, con reverente emoción, que el sí de cada uno de ellos, es mi propio sí a la Academia. Un sí profundo que he de recordarme para no olvidarlo; un sí profundo que ellos y ellas me recuerdan con sus pasos. Un sí, un compromiso, profundo…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s